Maduro suple a Chávez en acto oficial

hosted2.ap

CARACAS, Venezuela (AP) — El vicepresidente Nicolás Maduro suplió el martes la ausencia del convaleciente mandatario Hugo Chávez al entregar al congreso el informe anual de gestión gubernamental y anunciar la designación de un nuevo canciller.

Por segunda vez en menos de una semana, Maduro encabezó un acto que debió ser presidido por el propio Chávez, como fue su juramentación para un nuevo mandato el pasado 10 de enero y entregar el informe de gestión al poder legislativo.

El gobierno invoca constantemente el nombre y la figura del presidente, pero sin que se sepa cuándo podrá retornar de Cuba, donde se sometió a una cuarta operación en diciembre, y reasumir sus funciones.

“Es gobernar por un holograma, que no habla, que no dice nada, pero que todos alaban en una situación de precariedad institucional que ya raya en crisis”, dijo el analista político Edgard Gutiérrez.

“Se afirma que se gobierna en nombre de alguien del cual no se sabe a ciencia cierta cómo está desde hace un mes. Su nombre se repite insistentemente en una vasta operación de propaganda y suerte de deificación, pero sigue sin conocerse si podrá volver a gobernar”, agregó Gutiérrez en un mensaje de texto a la Associated Press.

Maduro, un ex sindicalista de 50 años quien desde octubre fungía como vicepresidente y simultáneamente canciller, dijo que el jefe de Estado designó como nuevo ministro del Exterior a Elías Jaua, de 43 años, candidato derrotado en las elecciones a gobernador del estado Miranda en los pasados comicios regionales del 16 de diciembre.

“Quiero anunciar que el presidente de la República acaba de designar ministro del poder popular para las Relaciones Exteriores al compañero Elías Jaua Milano”, dijo Maduro, quien regresó el lunes por la noche de Cuba junto con el presidente de la Asamblea Nacional, Diosdado Cabello.

Maduro y Jaua son estrechos colaboradores y se les considera de la misma tendencia, el ala más radical de izquierda dentro del chavismo, en tanto Cabello es considerado representante del ala militar.

Al término del acto, el ministro del Comunicaciones, Ernesto Villegas, fue consultado por reporteros sobre cómo podía el vicepresidente realizar esa designación cuando tal potestad no estaba incluida en las facultades que le delegó Chávez al partir a Cuba el 10 de diciembre del 2012.

“Espera que el decreto aparezca en Gaceta Oficial… cuando aparezca la designación ahí está claro todo”, dijo Villegas.

El principal líder de la oposición, Henrique Capriles, dijo en un comunicado que revisaría quién firmó el decreto que nombro al nuevo canciller porque “la única forma que un ministro sea designado es vía decreto por el presidente de la República”.

Según el analista político Oscar Vallés, es posible que Chávez mediante una señal o gesto le dio a Maduro “la posibilidad de afirmar que Elías Jaua sea nombrado canciller”, aunque aclaró que “esto es pura especulación”.

El presidente, conocido por su locuacidad, largos discursos y constante contacto con sus seguidores, no ha sido visto ni oído desde que marchó a Cuba y a diferencia de ocasiones anteriores tampoco ha hecho contactos telefónicos que la televisora oficial venezolana transmite en vivo desde La Habana.

Este anuncio de nueva designación “cae en un gran reino de la especulación”, añadió Vallés.

Maduro habló en un acto de apenas 15 minutos durante el cual entregó a Cabello dos libros rojos con lazos amarillos, azules y rojos, los colores de la bandera venezolana, en lo que dijo era la presentación anual del informe de gestión del gobierno en el año anterior.

Aunque la Constitución dice que el jefe del Estado debe presidir ese acto, Maduro citó un artículo según el cual el vicepresidente puede presentar “informes o mensajes especiales” ante el legislativo por delegación del presidente.

Pero el presidente del legislativo Cabello aseguró a reporteros tras el breve acto que “Nicolás no vino a suplantar al presidente. Vino a traer los documentos… por instrucción del presidente”.

El gobierno considera, basándose en un controvertido fallo del Tribunal Supremo de Justicia, que no existe una falta temporal del presidente y que el mandatario tiene un permiso legislativo para ausentarse indefinidamente hasta que se recupere del cáncer que lo abate.

Debido a lo que consideran una usurpación de funciones de Maduro, varios opositores abandonaron el recinto al inicio del acto.

“Yo considero que yo no iba a legitimar con mi presencia a una persona que está usurpando, usurpando el cargo de vicepresidente…él no es vicepresidente…él ni siquiera es vicepresidente formalmente”, dijo la diputado opositora María Corina Machado al retirarse del hemiciclo junto a más de una docena de parlamentarios. Otros se quedaron en una divergencia que Machado explicó como que dentro de la oposición “hay democracia” y cada quién decide independientemente.

Jaua, sociólogo de profesión, forma parte de la llamada “ala radical civil” del Partido Socialista Unidos de Venezuela (PSUV), de Chávez, que tiene entre sus principales figuras a Maduro.

El nuevo canciller formalizó su incorporación a sus filas oficialistas al ser elegido a la Asamblea Constituyente por el también oficialista Polo Patriótico en 1999 y al año siguiente fue designado secretario privado de Chávez, función que ejerció un año.

Desde entonces desempeñó varios cargos, hasta que fue nombrado vicepresidente en el 2010. Dejó el cargo en octubre para dedicarse a la campaña por la gobernación de Miranda, que perdió frente a Henrique Capriles, ex candidato presidencial opositor.

Con casi una hora de retraso, el acto en la Asamblea comenzó con la llegada de Maduro, su esposa y procuradora general, Cilia Flores, y Cabello, rodeados por escoltas y en medio de vivas de chavistas que gritaban “el pueblo unido jamás será vencido”, mientras en las galerías del recinto coreaban, “pa*lante, pa*lante comandante”.

Con un gobierno de 14 años —cuyos principales voceros mantienen que Maduro no está encargado de la presidencia sino solamente cumple disposiciones de Chávez_, sin su líder máximo y presidente reelecto visible y en ejercicio del cargo, en Venezuela “estamos en una situación de facto… No tenemos presidente y un vicepresidente que no es tal”, dijo Blanca Rosa Mármol, ex magistrada del TSJ del 2000 al 2012 y crítica a decisiones judiciales y del Ejecutivo por considerarlas inconstitucionales.

“No sé hasta qué punto (en la comunidad internacional) no entienden o no quieren entender la situación de Venezuela… que no hay división de poderes, no hay presidente… y el vicepresidente no lo es porque ya se le venció el período” el pasado 10 de enero, agregó Mármol en diálogo telefónico. En Venezuela el vicepresidente es designado por el jefe de Estado y no elegido en votación popular.

“Aquí hay una usurpación de autoridad” cuando Maduro presenta el balance, dijo el diputado opositor Carlos Ramos a la AP en la Asamblea.

“Lo que espero es que llamen a elecciones pronto”, agregó.

En opinión de Ramos todos los actos de las últimas semanas son para promocionar a Maduro como candidato en caso eventuales nuevas elecciones.

_______

Los corresponsales de Associated Press Ian James y Jorge Rueda, en Caracas, contribuyeron a esta información.
Associated Press
Copyright 2013 The Associated Press. All rights reserved. This material may not be published, broadcast, rewritten or redistributed.

Escrito por joey

Deja tu comentario

También te gustaría